La primera visita a bodega 100% inclusiva y accesible en España: la Experiencia Valdemar Maridada

Viernes, 16 Febrero, 2018

Steven Pinker, psicólogo cognitivo y uno de los mejores divulgadores científicos de nuestro tiempo, defiende algo muy sencillo, pero también muy poderoso: “Nunca tendremos un mundo perfecto, pero no es romántico ni ingenuo trabajar para construir uno mejor”.

Desde nuestro punto de vista, un mundo solo puede ser mejor si más personas se sienten mejor: más escuchadas y tenidas en cuenta, menos excluidas. Y acabamos de dar un gran paso en esa dirección, creando la primera visita enoturísitca en España 100% inclusiva y accesible.

Queremos compartirla con todos vosotros y contaros cómo la hemos hecho posible.

El punto partida: de la accesibilidad a la inclusión

Desde hace unos años, “accesibilidad” es un concepto que importa mucho en nuestra sociedad. Debería habernos empezado a importar mucho antes, cierto, pero esa tardanza solo tiene que servir de acicate para correr más hacia la meta: una sociedad sin barreras. O lo que es lo mismo, abierta a todos.

Una bodega no puede (al menos, no ella sola) transformar la sociedad, pero sí cambiar  el mundo del Enoturismo o al menos, contribuir decisivamente a hacerlo. Puede sonar ambicioso, pero como nos cuenta Ana Martínez Bujanda, Directora de Marketing y Propietaria de Bodegas Valdemar, creamos nuestro departamento con esos objetivos: “Crear experiencias y visitas diferenciadoras y ser capaces de abrir las puertas de nuestra bodega a todo el mundo, que cualquier persona pudiera venir a Bodegas Valdemar”.

Por esa razón, quisimos ir más allá de la “adaptación”; ni el turismo adaptado ni el turismo accesible reflejaban exactamente lo que queríamos conseguir. No buscábamos visitas especiales, ni una versión reducida o diferente de una de nuestras experiencias, sino una experiencia que pudieran disfrutar todas las personas, al mismo tiempo.

Porque la inclusión social debe abarcar todos los aspectos de nuestro día a día. Y eso incluye, por supuesto, el enoturismo.

Cómo crear una visita a bodega inclusiva

Como nos cuenta Marisa Alonso, Responsable de Enoturismo y RRPP, un día recibimos en nuestra bodega una propuesta de visita, de un grupo de personas con discapacidad cognitiva. Esa llamada nos hizo plantearnos otra idea sencilla, pero también ambiciosa: “¿Por qué no lo organizamos de tal manera que puedan venir cuando quieran y quienes quieran?”.

Tras una reunión con Equalitas Vitae surgió la idea de crear una visita inclusiva, accesible a todas las personas, sin excepciones. Una visita que pudiera ser también disfrutada por personas con discapacidad cognitiva, auditiva, visual, física y orgánica.

Teniendo en cuenta las instalaciones de una bodega, imaginábamos que iban a ser necesarias bastantes modificaciones, pero hasta que no bajamos al detalle, estancia por estancia, parada por parada, no fuimos conscientes de cuánto trabajo era necesario.

Después de más de un año de investigación, reuniones y esfuerzos, hoy podemos afirmar que ofrecemos la primera visita a bodega 100% inclusiva de España.

Disponemos de un vídeo de introducción traducido al lenguaje internacional de signos, interpretación de la visita en lengua de signos mediante QR, folletos de lectura fácil, juegos de aromas, pictogramas de lectura fácil, vídeo de catas en lenguaje de signos y, por supuesto, creamos accesos adecuados mediante rampas, baños adaptados, cambiamos parte del mobiliario y formamos a nuestro equipo de Enoturismo, que ha obtenido el certificado de “atención a personas con necesidades especiales” que otorga Equalitas Vitae.

Los sentidos que nos unen: la Experiencia Valdemar Maridada

El resultado de todo este trabajo en equipo es una experiencia puramente sensorial, construida en torno a los sentidos que nos unen y que también son los decisivos para apreciar y disfrutar el vino: el sentido del olfato, del gusto y del tacto.

Porque la clave de este proyecto es compartir, no excluir. Luis Casado, Consultor en Accesibilidad, lo expresa mejor que nosotros: “Las personas con discapacidad nos vamos a beneficiar mucho porque vamos a tener una experiencia muy plena, pero el resto también”.

Ahora, la Experiencia Valdemar Maridada es una visita más completa, más interesante y más sensorial, para cualquier persona que la realice.

Terminamos con algunos datos de interés: tiene una duración aproximada de 90 minutos, un coste de 18 € e incluye la cata de 3 vinos maridados con 3 tapas. Existe la posibilidad de contratar opcionalmente una traductora al lenguaje de signos para obtener una traducción simultánea de la visita. Podéis reservarla en el (+34) 663 334 535 o enviando un email a enoturismo@valdemar.es

Os esperamos. 

Videos