4 medallas para los vinos de Bodegas Valdemar en Alemania y Japón

Viernes, 29 Septiembre, 2017

Tener un marcado carácter familiar no es un impedimento para resultar, a la vez, universal; de hecho, estos dos rasgos suelen ir unidos. O al menos, ese es nuestro caso: una bodega cuya historia la escriben cinco generaciones de una misma familia, con vinos reconocidos en todo el mundo. Y es que después de un viaje de más de 12.500 kilómetros, han cosechado nuevos triunfos, en Berlín y en Tokyo.

Conde Valdemar Viura-Verdejo, oro Berliner Wein Trophy

El cálculo de kilómetros es solo aproximado, una cifra sin demasiada importancia. Pero sí ilustra algo en lo que creemos: que el trabajo en viñedos propios, en fincas singulares, en la recuperación de uvas autóctonas, es un lenguaje universalmente apreciado por todos los expertos y amantes del vino. En Alemania, en Japón y en todo el mundo. Eso es lo que importa, mucho más que las medallas.

Dicho lo cual, os vamos a contar las que hemos conseguido, por supuesto.

Para empezar, en  la Summer Edition del Berliner Wein Trophy,  uno de los certámenes internacionales de vino con más participantes, nuestro Conde Valdemar Viura-Verdejo 2016 recibió una medalla de oro. Un vino joven, pero al que conviene dedicarle tiempo para apreciar su aroma floral y toques afrutados, y que ha conseguido reconocimientos a lo largo de diferentes añadas.

3 medallas más en el Japan Wine Challenge 2017

El Japan Wine Challenge es el certamen más antiguo y prestigioso de Asia. Se celebró del 15 al 17 de agosto en Tokyo, con más de 1.700 vinos participantes, evaluados por un jurado de 30 expertos. Solo 120 de esos vinos recibieron una medalla de oro.

Entre ellos, Conde Valdemar Crianza 2013, sin duda nuestro vino popular. Y es que, al igual que familiar no es lo opuesto a universal, “popularidad” y “calidad” tampoco son conceptos contrapuestos. Todo lo contrario.

El éxito de nuestros vinos en Japón se completó con dos medallas de bronce, una para Conde Valdemar Tempranillo 2016, otro de nuestros jóvenes y otra para Conde Valdemar Finca Alto Cantabria 2016, ejemplo de nuestro trabajo en viñedos propios y también de nuestra innovación: con él rompimos moldes creando el primer blanco fermentado en barrica de Rioja. Desde aquel año, 1987, es uno de nuestros vinos más reconocidos, llegando a ser nombrado en 2013 por Wine Spectator uno de los 100 mejores vinos del mundo.

Esperamos seguir compartiendo con vosotros muchos más éxitos en el futuro. Y sobre todo, esperamos que nos sigáis teniendo presentes en vuestros mejores momentos.